Vitamina B6 ¿Un anabólico natural?

Por Jeremy Smith

Los deportistas en general están siempre a la búsqueda que cualquier ayuda que pueda suponer una ventaja a la hora de competir o de entrenar para mejorar su rendimiento. Y en ese sentido están dispuestos a probar el último suplemento o cualquier otra sustancia que parezca poder prometer algo interesante.

En este contexto puede que los árboles no les dejen ver el bosque. Tal vez en lugar de estar a la caza de sustancias o fórmulas esotéricas deberían tratar de sacar el máximo partido a los nutrientes conocidos y que bien utilizados pueden suponer un gran revulsivo de las prestaciones físicas.

Uno de estos elementos puede ser la vieja vitamina B6 a la que algunos consideran un anabólico natural.  El término anabólico está casi siempre mal utilizado y peor entendido si cabe. Para la gente la palabra anabólico es de inmediato asociada con el dopaje, en especial con aquellas sustancias farmacológicas derivadas de las hormonas, como los esteroides o éstas mismas. Y el deportista en cierto sentido se alinea también con esas mismas tesis, porque espera que un agente anabólico le altere de alguna forma su perfil hormonal hacia las acciones de anabolismo.

Sin embargo, el anabolismo es algo absolutamente natural en nuestro cuerpo desde que en el seno materno cobramos vida y hasta que exhalamos el último suspiro, hagamos o no deporte. En realidad, biológicamente hablando, el metabolismo está compuesto por dos acciones naturales que se solapan constantemente. En el organismo se dan situaciones como las tendientes a la formación de estructuras, moléculas y tejidos, a partir de pequeñas partículas, esas son las fases constructivas o de anabolismo, mientras que las tendientes a degradar estructuras, tejidos y moléculas para obtener sus constituyentes, o para producir energía, son las de catabolismo, pero ambas son naturales y constantes.

Por ejemplo, cuando de los carbohidratos que obtenemos de los alimentos formamos glucógeno eso es una acción anabólica, mientras que cuando luego lo degradamos para producir energía se produce una acción de catabolismo.  Repito, las dos son naturales y necesarias. A los deportistas, y los culturistas especialmente, les interesa la formación de músculo, cuando el cuerpo a través de los aminoácidos que extrae de las proteínas forma el tejido muscular, he aquí otra acción anabólica. Y cuando necesita recuperar alguno de esos aminoácidos para otros menesteres más importantes, o para producir energía, no dudará en degradar el tejido muscular para conseguirlos y ahí se entra en el estado catabólico.  Por tanto, todo lo que ayude de una u otra forma a favorecer la utilización de los aminoácidos por el cuerpo puede significar una mejora de la capacidad para formar tejidos musculares y por consiguiente para aumentar el anabolismo.

Bien, veamos qué es y cómo utiliza el cuerpo la vitamina B6. Funciones de la vitamina B6 Se trata de una de las vitaminas que forman el grupo B. De hecho hay varias sustancias que exhiben la misma actividad, como los fosfatos piridoxal, piridoxamina o piridoxina, que podrían intercambiarse por sus funciones en el cuerpo.

Principalmente el cuerpo usa la vitamina B6 como coenzima para con ella constituir ciertas enzimas que están sobre todo implicadas en el metabolismo de las proteínas, en la utilización de los aminoácidos, la formación de nuevas proteínas y de la hemoglobina.  También resulta imprescindible para fabricar la enzima glucógeno fosforilasa, que degrada el glucógeno muscular para producir energía, además de estar implicada en el metabolismo de los esteroides.  Las funciones principales de la piridoxina son las reacciones de transaminación, ecarboxilación, trans y desulfidración, procesos por medio de los cuales un aminoácido o grupo se transfiere a una molécula, por regla general, para producir otro aminoácido distinto.

Además de lo enumerado, también está involucrada en la conversión del ácido linoleico en ácido araquidónico, dos ácidos grasos esenciales. Otro aspecto importante es que puede influenciar la carnitina, la histidina, la taurina y la dopamina en varias reacciones metabólicas que son de naturaleza neuromoduladoras. Propiedades de la vitamina B6 para el deportista Debido a la extrema importancia de la piridoxina en el metabolismo de proteínas y aminoácidos, es obvio que un incremento de prótidos en la dieta conlleva parejo un aumento en los requerimientos de B6.

Diversos estudios han puesto de manifiesto que la inclusión de esta vitamina junto con los carbohidratos incrementaba el uso de los depósitos de glucógeno durante el esfuerzo físico.  Pero lo más interesante es lo descubierto en un estudio publicado en el New English Journal of Medicine, en el que la piridoxina reducía los niveles de prolactina y aumentaba los de hormona del crecimiento1 ejercicio, algo que viene a apoyar la posibilidad de que esta vitamina sea un factor importante cuando se trata de ganar masa muscular magra. Fuentes de vitamina B6

Esta es una vitamina que está muy propagada en los alimentos, especialmente los ricos en proteínas, pero también en muchos vegetales. Las mejores fuentes son el pollo, el pescado, el hígado, los riñones, el arroz, el haba de soja, los plátanos, los cacahuetes y los guisantes.

Síntomas de deficiencia 

Precisamente por la abundancia de B6 en los alimentos su deficiencia es rara, aunque ciertos procedimientos de preparación y cocción la destruye, así como también se pueden dar carencias entre alcohólicos y personas que toman medicamentos. Los síntomas que pueden denotar una escasez de esta vitamina son la lentitud en la cicatrización de heridas, problemas de piel, depresión, fatiga y anemia.

Toxicidad por sobredosis

Como sucede con todas las vitaminas hidrosolubles no resulta tóxica, ni siquiera en dosis de 2.000 miligramos diarios. Aunque si se toma el doble de esa dosis durante meses se pueden presentar trastornos nerviosos como picores y adormecimiento de pies y manos.

Dosis recomendada

El CDR está establecido en 2 miligramos para el hombre y 1,6 para las mujeres, pero esos niveles son bajos para un deportista, en especial, si sigue una dieta hiperproteínica.  Son muchos los deportistas que vienen usando de 50 a 100 miligramos sin ningún tipo de riesgo, ni problema.  No hay duda, la vitamina B6 es importante como todas para mantenerse en buena forma, saludable y rendir de durante el forma óptima en el deporte, pero si sois de los que valoran o lucháis por esos cuerpos fuertes y músculosos, entonces seguro que seguís una dieta hiperproteínica, pues tened en cuenta que sin la suficiente B6 el cuerpo no podrá metabolizar correctamente los aminoácidos y por consiguiente puede que no sea capaz de aprovecharlos como es debido.

¿Podrá actuar en el cuerpo como un anabólico natural? Posiblemente no, pero podéis estar seguros de que su deficiencia puede causar estragos en la utilización de las proteínas, así que, como más vale prevenir que curar, consumid un suplemento vitamínico que incluya la B6.

Fuente

Te gusto la informacion? Compartela!

One thought on “Vitamina B6 ¿Un anabólico natural?

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario