Reglas para una alimentación Sana

Las grasas que se utilizan en la actualidad y que suelen ser de origen de: manteca de cerdo, grasas propias de la carne y las que añaden de un modo artificial, suelen aumentar el nivel de colesterol en la sangre favoreciendo la aparición de arterioscleosis y enfermedades cardíacas y algunas veces en edades muy tempranas, y de un modo especial en aquellas personas que no saben poner ningún limite a un apetito desmesurado, rayando a  veces en la gula. Sabemos, por el contrario, que los aceites vegetales en general( aceite de Oliva, almendras, cacahuetes y sobre todo de girasol y de semilla de maíz), cuando se ingieren sin refinar, actúan disminuyendo el nivel de colesterol en la sangre, cuando este se halla excesivamente elevado; de esta forma se contribuye a evitar una vejez prematura. Esta excelente variedad de aceites pierden sus propiedades cuando se ingieren fritos o excesivamente refinados.

La mantequilla corriente se digiere mucho mejor que las grasas animales en general; sin embargo son mas aconsejables los aceites naturales, no refinados, que por otra parte resultan mas económicos.

La mantequilla elaborada con leche de vaca constituye un alimento rico en vitaminas A y D y resulta muy sana siempre que sea de primera calidad y se toma cruda y en cantidades moderadas. Cuando la mantequilla se ingiere en cantidades excesivas, y en parte guisadas o frita, no solo no resulta tan nutritiva y sana si no que ademas favorece la aparición de la vejez prematura.

Te gusto la informacion? Compartela!

Deja un comentario