El ejercicio es un eficaz antídoto contra el alzhéimer

Practicar ejercicio mejora la función cognitiva en personas con riesgo de padecer alzhéimer o con síntomas de pérdida de memoria. Concretamente, la actividad física aumenta la eficiencia de la actividad cerebral asociada con la memoria, según concluye un estudio estadounidense que publica la revista Journal of Alzheimer's Disease. El trabajo es el primero que, mediante técnicas de neuroimagen, demuestra que después de 12 semanas siguiendo un programa de ejercicio moderado, sujetos ancianos con una media de 78 años de edad experimentan mejoras visibles en su memoria (incluida la que permite recordar nombres de persona, una de las primeras habilidades que se pierden con la demencia) y sus capacidades cognitivas. De hecho, tras realizar ejercicio asiduamente en ese período de tiempo, los participantes en el experimento necesitaban usar menos neuronas para resolver con éxito pruebas de memoria. Además de que la salud cardiovascular de los sujetos mejoró hasta un 10%. Los autores concluyen que al alcanzar la tercera edad es necesario hacer ejercicio de intensidad moderada -es decir, una actividad que aumente el rimo cardíaco y haga sudar pero no tan estenuante que impida hablar mientras se practica - todos los días, sumando un total de 150 minutos de actividad física a la semana, para mantenerse mentalmente sano. Fuente

Ojo con tus oídos

Practicar cualquier tipo de ejercicio como correr, montar bicicleta, caminar, siempre será de mucho beneficio para la salud, pero  estos ejercicios realizados escuchando música con audífonos pueden causar daño para los oídos, ya que pueden producir enfermedades infecciosas o daños auditivos que en el peor de los casos pueden ser irreversibles. Cuando se practica un ejercicio nuestro cuerpo eleva la temperatura corporal, para compensar calor el cuerpo comienza a sudar, al utilizar los audífonos impedimos que nuestro cuerpo se ventile, obstruyendo el paso de aire por los oídos, esto ocasiona que los gérmenes habituales que tenemos en los oídos se reproduzcan mucho más rápido o en términos coloquiales que se vuelva “caldo de bacterias”, aumentando el riesgo de sufrir enfermedades inflamatorias como por ejemplo la “Otitis”. Pueda que unos simples audífonos sean inofensivos, no solo es el hecho de hacer ejercicio con ellos, es también que se les está dando un mal uso a estos aparatos ya que se debe utilizar con un volumen moderado que sea menor a 50 decibeles, lo ideal entre 20 y 30 decibeles, más o menos durante dos horas en el día, esto es recomendado por expertos en la materia. Que tus audífonos no se te vuelva un

Hiperhidrosis, problema que hacer sudar

Para una persona que goza de buena salud, es muy normal sudar, pero cuando el sudor se convierte en un problema de la vida diaria; esto significa que no estamos tan sanos como creíamos, y que muy probablemente estamos sufriendo una enfermedad que se llama “Hiperhidrosis” donde hay una excesiva producción de sudor y alteración del “Sistema Nervioso Autónomo” donde se regula normalmente la temperatura corporal, pero en el caso de esta enfermedad hace que en este se produzca más sudor del que se necesita realmente. En la vida cotidiana padecer de esta enfermedad puede ser una situación muy incómoda, ya que en condiciones de estrés físico, emocional o por estímulos ambientales hace que se incremente la temperatura corporal, también suele suceder con personas que son nerviosas o ansiosas, esta alteración afecta de modo especial la palmas de la mano, las axilas y las plantas de los pies, convirtiéndose así en algo muy incómodo para el diario vivir. La persona que suda demasiado por lo general es insegura en el trato con los demás, hasta el punto que situaciones tan normales como bailar, dar la mano para el saludo o firmar un documento se vuelven un problema hasta sentir vergüenza